Teniendo en cuenta la innata destreza y facilidad en la asimilación del idioma por parte de los niños pequeños, desde el principio apostamos por la enseñanza del inglés a partir de los 3 años. Para ello contamos con profesionales especializados en estas edades, y que explotan sus habilidades orales y auditivas, potenciándolas al máximo a través de una metodología lúdica.